Lectura en voz alta No solo los agujeros negros emiten radiación de Hawking, sino posiblemente también estrellas que colapsan. La formación de un horizonte de eventos no fue necesaria. Este es el resultado de un estudio realizado por un grupo de investigación del Instituto de Astrofísica de Granada, España. Por lo tanto, una versión acústica de la radiación de Hawking podría observarse más fácilmente de lo que se pensaba anteriormente en experimentos en la Tierra. Carlos Barcelo y sus colegas en su estudio matemático no investigaron el espacio-tiempo curvo alrededor de un agujero negro directamente con las ecuaciones de relatividad general de Einstein, sino una analogía de la hidrodinámica. El flujo de un fluido sin fricción a través de un tubo delgado. Esto se redujo para que la velocidad del flujo en la dirección del flujo aumentara constantemente.

Tan pronto como la velocidad del flujo excede la velocidad de propagación del sonido en el líquido, dicho sistema emite ondas de sonido aguas arriba. Estas ondas se parecen a la radiación de Hawking emitida por un agujero negro a través de la formación de partículas elementales alrededor de su horizonte de eventos. Los investigadores han sido conscientes de esta analogía.

Sin embargo, el grupo español ha descubierto que el fluido cada vez más rápido comienza a emitir ondas de sonido similares a las de Hawking antes de alcanzar la velocidad del sonido. La velocidad de flujo solo tiene que acercarse, pero nunca alcanzarla.

En esta analogía, la velocidad del sonido corresponde a la curvatura del espacio-tiempo necesaria para formar un horizonte de eventos. El estudio de Barceló predice que las estrellas que colapsan deberían emitir radiación intermitente incluso antes de la formación de un horizonte de eventos. visualización

Curiosamente, la analogía acústica de esta radiación se pudo observar en un experimento con un superfluido (como el helio criogénico-3) en la Tierra, sin que tenga que fluir a una velocidad que supere la del sonido. Dado que esto último es difícil de lograr debido a la turbulencia que ocurre en esta región de velocidad, lo que ha hecho que los investigadores eviten tales experimentos, la nueva teoría podría, por lo tanto, estimular una nueva ronda de experimentos.

Carlow Barcelo et al.: Physical Review Letters, en prensa Stefan Maier

© science.de

Recomendado La Elección Del Editor