Leer la famosa ley de gravitación de Newton, según la cual la fuerza gravitacional que emana de una masa puntual cae del cuadrado inverso del radio, podría no ser perfectamente precisa en distancias cósmicas. Un físico del Instituto de Física Teórica en Melbourne, Australia, cree que esta hipótesis se puede verificar con un experimento en la Tierra. Sin embargo, esto debe hacerse en un momento específico, es decir, uno de los dos equinoccios anuales. Durante muchas décadas, los astrofísicos se han molestado por el hecho de que los centros de las galaxias rotan mucho más rápido de lo previsto por la ley de gravitación de Newton. Según la teoría actual, esto se debe a los cuerpos celestes de la llamada materia oscura, que no se pueden observar con telescopios. Sin embargo, un grupo relativamente pequeño de físicos cree que las masas no misteriosas en la inmensidad del espacio son responsables de los absurdos, sino más bien de una ley gravitacional que no se ajusta a la famosa fórmula newtoniana.

El australiano Alex Ignatiev ahora cree que puede usar experimentos en la Tierra para probar la ley de gravedad de Newton con una precisión sin igual. Para este propósito, el investigador calculó en qué momentos y en qué lugares de la Tierra todas las influencias perturbadoras, como la rotación de la tierra, la órbita de la tierra alrededor del sol y la órbita del sol en nuestra galaxia, compensan exactamente.

Según Ingatiev, esto sucede dos veces al año, durante los equinoccios, en dos puntos del mundo. El 22 de septiembre de 2008, por ejemplo, este sería el caso en el norte de Groenlandia y la Antártida. Si se coloca un detector de ondas gravitacionales frente a una pequeña masa de prueba en estos momentos y en estos lugares, se deben detectar pequeñas desviaciones de la ley de gravedad. El cuerpo de prueba experimentaría una aceleración inimaginablemente pequeña, pero detectable. Actualmente, no se puede prever si el trabajo puede convencer a los expertos para llevar a cabo los experimentos.

Physical Review Letters, Volumen 98, Artículo 101101 Stefan Maier y advertisement

© science.de

Recomendado La Elección Del Editor